Poemas inéditos de Pepe Rubianes

Esta página está viva. Añadiremos, de forma periódica, nuevos poemas inéditos de Pepe Rubianes. El objetivo es que paséis un rato agradable leyendo aquellos escritos que surgían en momentos de inspiración.

Pasen y lean…

BORRACHO
A Gonzalo, 12.11.1981

Borracho como una fiera.
Como un viento desatado vomito por las aceras.
El ron, magnífico,
golpea con puño blanco
mi cabeza.
Y caigo al suelo mirando
allá en lo alto de una estrella
que ríe y me sonríe
mi tremenda vela tuerta.

Algo me araña dentro,
me desea, me sufre, me castiga,
me da voces infinitas
con duro sabor a piedra,
y cava profundos pozos
donde todo mi ser se estrella.
Os lo juro, amigos,
no puedo con mi borrachera.
No puedo con mi borrachera.
Te busco, amor,
intentando asirme,
aunque tú ya no me quieras.

Te busco girando los brazos
como dos aspas fieras.
Tú no estás nunca, nunca,
aunque yo sí te quiera.
Y doblado en un nudo de anhelos,
tropezando por las calles viejas,
me alejo tambaleante
casi sin luz y sin nadie cerca.

——————————————————————————————————–

FUENTE: Libro “DESPUÉS DE DESPEDIRME”. Ed. ALREVÈS.

ADIÓS, ADIS ABEBA

Adiós, Adís Abeba.
He cerrado la puerta y echado la llave,
apagado la luz también
y ojeado por última vez mi cuarto.
Todo en orden.
Así debe ser, dicen.
Entrego la llave y
me despido con dolor
de los pocos amigos de ese tiempo.
Abrazos, besos, buenos deseos
y ya, con el alma arrugada y mal doblada
en el hondo de la maleta,
pongo rumbo al aeropuerto.

Adiós, Adís Abeba.
Ahí te dejo algunas cosas
amasadas sin orden en mi recuerdo y el tuyo:
felicidad, fragancia de amor,
vacío, soledad, alegría, risa, llanto,
amistad, luz, esperanza, tristeza, vida,
vida, vida, vida, vida, vida,
sueño, ilusión, luz, luz, luz…

¡Tu luz! Ahí te la dejo:
sobre el tejado del apartamento
tal como estaba a mi llegada.
Nada. No me llevo nada,
Embarco la maleta.

Plac-plac, sellos y más sellos en el pasaporte
y me siento entre triste y absurdo
a esperar la partida.
Luego, ya lo sabes, lentamente
fui sobrevolando tu larga piel de luces desvaídas
hasta perderme, confirmando mi destino,
en lo más oscuro de aquella larga noche.

17 de febrero de 2007

——————————————————————————————————–

FUENTE: Libro “PEPE RUBIANES. Poemas Africanos”. Ed. Ara Llibres SCCL..
Primera Edición Marzo 2010

DEL REVÉS

Me diste la vuelta del revés
y se cayó la calderilla,
la vergüenza, la cara dura,
el empuje, el arrebato,
el tesón, la fragancia,
la buena fe, la templanza.

Me diste la vuelta del revés
con saña.

Y del revés vi rodar por el suelo
mi tristeza, el cansancio, el hastío,
monedas de a un céntimo,
sombras superpuestas,
vacíos insanos, la boca, la nariz,
el tuétano, mi alma aburrida, la sed,
la mirada, la mejilla, el pasmo,
la palma de la mano izquierda,
un dedo, un viejo anhelo, un sueño,
el recuerdo de tus ojos inmensos;
el pezón, las nalgas, los occipitales,
los parietales, el ombligo, el ano.

Todo del revés, todo al inrevés.

Así me quedé: vacío, absurdo, desajustado,
perdido.
Y ya no estabas tú para ayudarme.

¡Y así sigo colgado, disimulando y vencido,
con la cabeza para abajo
y los pies hacia arriba!

10 de enero de 2007

——————————————————————————————————–

FUENTE: Libro “PEPE RUBIANES. Poemas Africanos”. Ed. Ara Llibres SCCL..
Primera Edición Marzo 2010

EL TREN

Se me acaba el tiempo
y hay que ceder el sitio.

Así es la cosa.

Es curioso ver
cómo la vida te desliza
limpiamente
hacia su lado más extremo
a un ritmo lento o rápido
según convenga
sin compasión, sin pasmos,
sin aspavientos: con
la elegancia de la experiencia
bien ensayada.

Y hay que caminar
hacia la hora perfecta
con la cabeza erguida
y el ritmo justo
que da compás a los sueños.

Así es la cosa
Así de simple.

Un día, no lejano,
habrá que comenzar
a hacer el equipaje
porque el viejo tren espera,
siempre espera.

6 de diciembre de 2006

——————————————————————————————————–

FUENTE: Libro “PEPE RUBIANES. Poemas Africanos”. Ed. Ara Llibres SCCL..
Primera Edición Marzo 2010

EL FILÁNTROPO

Es el semblante lo que impone,
ese rostro relajado
en paz consigo mismo.

Es esa mano la que impone.
Esa mano abierta
a la luz y a la esperanza
de cinco de dos firmes
que saben del dolor,
soledad, vacío, muerte…

Es su palabra justa y humilde
la que te llega al alma
sin pretensión alguna
sin recargas y artificios.
Sólo esa palabra dice amor,
sencillamente amor
desprendidamente amor,
porque es la suave brisa
que ofrecen sin cambalache
los hombres auténticamente libres.

12 de enero de 2007

——————————————————————————————————–

FUENTE: Libro “PEPE RUBIANES. Poemas Africanos”. Ed. Ara Llibres SCCL..
Primera Edición Marzo 2010

ESE DÍA

Ese día viniste a mi encuentro.
Oh dulce amor mío,
pero yo no estaba.

Salí a por tabaco
o a dar un paseo por cualquier acera,
No lo recuerdo.

Sé que me buscaste por las paredes del salón,
en el borde de las patas de la cama,
en la alacena,
en los pomos del armario.
Registraste entre cucharillas, tenedores y cuchillos,
entre las sábanas mal dobladas,
bajo la alfombra, en el dintel de la puerta,
en lo más hondo de la cisterna del baño,
en la punta afilada de los lápices
y nada, nada, nada.

Sé que buscaste.

Después te fuiste a los lomos de tu luz redonda
dejando con tu uña un rastro largo
que no pudo borrar la luna.

¡Ya ves: para una vez que vienes, yo no estaba!
Andaría por ahí a vueltas con el tabaco
o a la pata coja,
caminando aceras y doblando esquinas.

8 de enero de 2007

——————————————————————————————————–

FUENTE: Libro “PEPE RUBIANES. Poemas Africanos”. Ed. Ara Llibres SCCL..
Primera Edición Marzo 2010